Make your own free website on Tripod.com
Cocina para Fiestas
Home | Entradas | Platos Principales | Postres | Pascuas
Crema de Cuaresma

cremecuaresma.jpg


Crema de Cuaresma
Acabado del plato / LV
Ingredientes:

* 1 kilo de garbanzos cocidos.
* Aceite, pimentón, sal, tomillo, pimienta.
* 1/4 kilo de bacalao desalado.
* Agua o caldo.
* Una cebollas tiernas, tres dientes de ajo, un pimiento verde.
* Tres zanahorias, un puerro, dos patatas.

Elaboración:
Hoy les propongo un plato que tiene como origen un rito religioso muy conocido por todos: el de no comer carne en Cuaresma, un rito que ha dado lugar a numerosos platos sabrosos y muy sanos, por ejemplo el potaje de cuaresma a base de garbanzos y bacalao. Pero vamos a hacerlo un poco distinto. Vamos a hacer una crema de Cuaresma. que, además, la vamos a servir muy fría.
Necesitamos unos garbanzos cocidos. Podemos utilizar tranquilamente garbanzos cocidos en conserva, de esos que vienen en tarros de cristal. Nos ahorraremos un buen rato. Y si no, en la olla a presión. Bien, picamos una cebolla tierna, tres dientes de ajo y un pimiento verde, de esos alargados y planos. Cortamos en rodajas dos zanahorias y un puerro, bien lavado.
Con un chorrito de aceite de oliva, sofreímos las verduras en este orden: la zanahoria y el pimiento, la cebolla, el ajo y el puerro. Tras cinco minutos sofriendo las verduras, meneándolas de vez en cuando, incorporamos un par de patatas medianas cortadas en gajos. Removemos bien, añadimos sal, pimienta, tomillo y un pellizco de pimentón dulce. Cubrimos con agua o caldo y cuando esté dando un hervor, añadimos 1/4 de kilo de bacalao desalado y desmigado. Tapamos y dejamos cocer de 20 a 25 minutos. Separamos del fuego y le metemos la turmix directamente en la cazuela.
Y como somos mu fisnos y mu delicaos, y lo que queremos hacer es una crema y no un puré, lo pasamos luego por un chino.
Y ahora el toque. Una vez que tengamos la crema fría, la servimos en unos cuencos o tazones. En una sartén con un poco de aceite, freímos ligeramente unos ajos enteros aplastados y las pieles del bacalao que nos han sobrado. Lo retiramos todo y dibujamos unos hilillos con ese aceite en cada tazón. Lo decoramos con unos aritos de cebolla tierna cruda, y con unas delgadas tiras de puerro. Y ya tenemos un exquisito plato. Si pone además, una pequeña fuente con costrones de pan frito, le harán la ola en casa.
Variantes: Con la base de esta receta podemos hacer variaciones de cremas muy sabrosas cambiando simplemente algún ingrediente. Por ejemplo, prueben este mismo plato sustituyendo los garbanzos por unas alubias blancas. Tendrán una crema con un sabor y color diferente. O con unas lentejas, aunque les suene raro. Y si en vez de bacalao, añadimos, en cualquieera de estas combinaciones unos mejillones cocidos al vapor, –en este caso justo antes de meter la turmix– o el coral que sueltan las cabezas de unas gambas fritas en un poco de aceite –las colas las ponen en los tazones como guarnición–, conseguirán diferentes texturas y sabores y aspectos, pero siempre muy apetecibles, que se pueden consumir fríos o calientes.


Home | Entradas | Platos Principales | Postres | Pascuas

http://lacocinadeile.tripod.com